Cataratas

Las cataratas son la opacidad progresiva del lente cristalino, situado dentro del ojo, que se caracteriza por una visión nubosa, que va enturbiando cada vez más la visión y que va discapacitando a la persona que la padece y la va volviendo más insegura para su desplazamiento, porque disminuye mucho la visión y cuando es en un solo ojo, afecta la visión de profundidad, en tercera dimensión y puede ocasionar caídas y traumas importantes. También da mala visión nocturna, con muchos destellos de las luces y gran dificultad para manejar.

Cataratas | Buena Vista

El ojo humano es comparable a una cámara fotográfica, cuando se toma una foto el lente delantero de la cámara deja pasar la luz o imágenes y la concentra en la película fotográfica, tomando una foto.

El ojo funciona de manera muy similar, la lente delantera del ojo es transparente y deja pasar la luz ó imágenes, que el lente cristalino concentra en la parte interna del ojo en una capa fina, sensorial, llamada la retina que funciona como la película de una cámara, cuando la imagen concentrada llega a la retina queda tomada una imagen que se envía al cerebro. Así como una lente sucia en la cámara fotográfica quita nitidez a una foto, cualquier catarata de importancia en lente del ojo da una visión borrosa.

Si una catarata crece lo suficiente como para afectar sus actividades cotidianas, se recomienda eliminarla. Esta es una intervención común que los Oftalmólogos practicamos de manera segura muchas veces al año, durante la intervención el Dr Oliveros extrae la lente borrosa que ha afectado su visión, y la cambia por una lente artificial transparente. Como resultado, todos los pacientes, si no tienen ninguna patología ocular asociada, recuperan muy buena visión.

Para la cirugía de cataratas hasta hace unos años, era preciso practicar una incisión grande en el ojo que luego había que cerrar con suturas. Hoy en día, los avances tecnológicos permiten a los cirujanos Oftalmólogos practicar una microincisión de apenas 2 mms en la periferia de la cornea, que no suele requerir sutura alguna.

La cirugía de pequeña incisión es posible, merced al uso de ondas de ultrasonido de alta frecuencia o facoemulsificación. Dichas ondas quiebran el lente opaco en pequeños fragmentos que se pueden retirar con el mismo aparato a través de esta microincisión.

El otro avance que hace posible esta cirugía, es el implante de lentes intraoculares plegables , hechos de materiales flexibles, que se pueden enrollar en inyectores especiales que permiten introducirlas a través de estas incisiones muy pequeñas.

Una vez dentro del ojo estas lentes se abren, volviendo a su forma original. Esta microcirugía es menos invasiva, más segura, no requiere suturas, y permite volver a las actividades habituales poco después de la operación y brinda una recuperación más rápida de la visión.

Esta cirugía la practica el Dr Oliveros en su sala de cirugía, bajo microscopio, con sedación administrada por anestesiólogo, en un procedimiento que toma en promedio 15 minutos por ojo, la gran mayoría de las veces se hace simultáneamente en ambos ojos, pues por el corto tiempo que toma y por la ausencia de molestias tanto en el procedimiento como en el postoperatorio, el paciente recupera muy rápidamente su visión de profundidad, lo cual da una sensación de mejoría notoria comparado a cuando se hace un solo ojo, pues el otro ojo usualmente causa molestias y solo se recupera bien hasta cuando este segundo ojo es operado, que es lo que usualmente pasa en las cirugías practicadas en las EPS.

Otros avances importantes en la cirugía de cataratas es la presencia de lentes intraoculares multifocales, que permiten recuperar la visión a todas las distancias, lejos intermedio y cerca, y que muchas veces evita la necesidad del uso de gafas para la lectura, como es habitual con los lentes intraoculares monofocales, que son los que se implantan en las EPS y aprueban las medicinas prepagadas. Dichos lentes presentan dentro su pequeña óptica partes para ver lejos, otras para la visión intermedia y otra para cerca, como los lentes progresivos de las gafas, pero todo en un lente de 6 mms de tamaño, (como una lenteja), y presenta simultáneamente foco a todas las distancias que el cerebro escoge de manera natural y automáticamente.

También son plegables y no tienen diferencias en la cirugía pues también se implantan a través de las microincisiones. La única diferencia es el precio, pues son más costosas en el momento de la intervención pero hay que pensar en que se ahorra el uso de gafas a futuro, y hay que pensar que las gafas con lentes progresivas que se dejan después de cirugías con implantes de lentes monofocales son costosas y hay que seguirlas cambiando periódicamente.

Y el último avance en esta cirugía es el uso del láser para la primera parte del procedimiento, lo que permite unificar la precisión de esta técnica con imágenes avanzadas en 3D para romper el cristalino en pequeños pedazos y permite extraerlo con el uso de menos energía ultrasónica lo cual es más saludable para la córnea y permite una recuperación más rápida de la visión. Funciona muy bien especialmente en el uso de los lentes llamados Premium como los multifocales, pues permite que la centración final sea mucho más precisa.

A pesar de su uso existe una parte en la que todavía se utiliza el ultrasonido para la extracción de los pedacitos del cristalino opaco que ha sido cortada previamente por el láser y tiene un inconveniente adicional y es que aumenta los costos finales de la cirugía.
Todos estos avances permiten que la cirugía sea ahora un procedimiento muy seguro, repetible, confiable, y con excelente recuperación de la visión cuando no está asociada a otras enfermedades oculares.