LASIK es un acrónimo para Laser In-situ Keratomileusis.

Actualmente el Lasik es la técnica más común de láser para la corrección de errores refractivos. Es un procedimiento ambulatorio sumamente eficaz que cambia la forma de la córnea haciéndola más simétrica y que utiliza para corregir la Miopía, la Hipermetropía y/o el Astigmatismo. El LASIK se hace usando gotas anestésicas para prevenir el dolor durante el procedimiento. Un anillo de succión asegura al Ojo mientras un delgado fragmento de tejido es creado. Este colgajo es plegado y el tratamiento con Láser se realiza en el lecho que queda debajo de este tejido.

Aunque ningún procedimiento médico es perfecto, el láser del excimer permite un grado incomparable de precisión y predictibilidad. Cada pulso del láser puede quitar 39-millonésimos de una pulgada de tejido en 12-billonésimos de segundo. Esto le permite a un cirujano experimentado lograr una exactitud notable, manteniendo un excelente manejo de todo el procedimiento.

 

Las ventajas del LASIK incluyen:
  • Poca o ninguna molestia después de la Cirugía.
  • Recuperación de la visión frecuentemente en 1-2 días.
  • Virtualmente ningún riesgo de desarrollar opacidades después del tratamiento.
  • Facilidad de realizar tratamiento adicional con Láser en caso de ser necesario.

Como con cualquier procedimiento quirúrgico, las complicaciones se pueden presentar, incluyendo aquellas que pudieran resultar en pérdida de la visión. Afortunadamente, complicaciones severas son extremadamente raras.

Existe una forma de Lasik que permite alcanzar una visión sin aberraciones ópticas es decir, sin destellos ni imágenes fantasmas, llamada Lasik con Wavefront, y que permite alcanzar una supervisión, es decir alcanzar una visión mejor del 20/20.

El procedimiento de LASIK requiere mucha habilidad técnica y entrenamiento para ser realizado apropiadamente, de ahí que deba escogerse al cirujano apropiado. El procedimiento consiste en aplanar o aumentar la curvatura de la córnea, dependiendo de si se corrige miopía o hipermetropía, mediante un rayo de luz frío (láser), haciendo que los rayos de luz enfoquen en un solo punto sobre la retina y permitiendo ver las imágenes con nitidez.