CATARATAS

Es común que las personas cuando llegan a cierta edad, empiecen a presentar problemas en sus ojos relacionados con la pérdida de la visión. Por lo general quienes alcanzan la vejez suelen padecer de estas afecciones, sobre todo de cataratas. La razón por la cual aparecen está relacionada con la sobrexposición al sol. Así como nuestra piel necesita protegerse de este astro mayor por medio del uso de bloqueadores o protector solar, nuestros ojos también necesitan algo que los resguarde de los poderosos rayos del sol.

Cuando el cristalino, que es la parte transparente del ojo encargada de enfocar la luz a medida que esta va pasando por la parte posterior del mismo, se ve expuesto a grandes y constantes cantidades de luz, pierde su transparencia y se vuelve opaco, por lo que la visión disminuye, siendo en sus casos más avanzados, el principio de la ceguera. A esto es lo que se conoce como cataratas, la opacidad del cristalino

La ventaja es que una de las soluciones que podemos usar para cuidar de estos importantes órganos, viene en mil presentaciones para que usted elija la que más le guste. Los lentes de sol están especialmente diseñados para evitar que los rayos UV  que emite la luz solar afecten nuestros ojos, gracias a una película protectora de color oscuro que evita que estos rayos entren directamente al globo ocular causándonos con el tiempo, graves problemas relacionados con la pérdida de la visión.

Las gafas de sol además de ser un accesorio genial para usar en cualquier momento, brinda una protección a nuestros ojos evitando que la luz penetre intensamente en ellos. Cuando escogemos unos lentes con filtro UV, podemos protegernos de los dañinos rayos del sol. Si usted es de los que ya utilizan gafas o lentes porque padece de otra enfermedad ocular, puede elegir que estos ya vengan con la protección UV incorporada.

Vale la pena aclarar que no todas las gafas de sol proporcionan una real protección a nuestros ojos, por lo que es importante que se informe adecuadamente de cuál es la capacidad de protección que posee cada una de ellas. Las que son eficaces son aquellas que tienen la propiedad de absorber los rayos solares, tanto los UVA como los UVB.

Estas dos distinciones se conocen de acuerdo a la longitud de onda, es decir, sus acrónimos refieren a la luz Ultravioleta pero se diferencia en la distancia que alcanzan, donde los terminados en A hacen alusión a los rayos que son menos nocivos y los B que alcanzan una longitud de onda media pero que afectan en mayor medida a nuestros ojos.

Las gafas de sol  que no cuentan con un certificado que confirme su nivel de protección UVA/UVB, pueden resultar aún más nocivos para los ojos, ya que los lentes oscuros generan que la pupila del ojo se dilate, por lo que puede haber una entrada mayor de rayos UV. Esto conduce  a que la luz pueda penetrar más fácilmente afectando las estructuras oculares, especialmente la retina y el cristalino, siendo este último el de mayor preocupación por ser el principal afectado en la aparición de cataratas.

Además de escoger las más adecuadas, también es de gran importancia saber en qué momento es más importante el uso de estos lentes de sol para prevenir las cataratas. Por lo general, la mayor cantidad de luz se irradia desde las 10 am hasta las 2 pm, lo que significa que la radiación ultravioleta alcanza su mayor intensidad. Sin embargo, algunos estudios recientes han demostrado que el riesgo para nuestros ojos se encuentra en mayor medida a mediados de la mañana y finalizando la tarde.

Ahora, el cuidado no es sólo de la luz que nos llega desde el cielo, sino también la que se refleja desde el suelo. Esta luminosidad puede causar quemaduras en los ojos, sobre todo si nos encontramos a gran altitud o en montañas nevadas, así como en playas y superficies de agua que reflejen la luz como las piscinas o el mar.

A pesar de su corta edad y de que biológicamente en algunos aspectos son más fuertes que las personas adultas, los niños también requieren de protección en sus ojos, ya que estos daños se producen en mayor medida durante los primeros años de desarrollo. Por ello es indispensable preguntar en su consulta con el especialista cómo podemos cuidar los ojos de nuestros pequeños de los nocivos rayos del sol.

Dicho esto, no podemos descuidar entonces la salud de estos importantes órganos. El uso de gafas de sol es aún más trascendental de lo que pensábamos, por lo que debemos tomarlo como un accesorio indispensable cada vez que salgamos a exponernos a la luz solar, pues no sólo nuestra piel es la que necesita cuidarse de ella. Ahora si usted conoce de alguien que padezca de esta afección y esté buscando una solución definitiva para este problema, puede recomendarle visitar el Centro Oftalmológico Buenavista, allí uno de los mejores oftalmólogos puede examinarla y recomendarle el mejor tratamiento para su caso.

Además de ello, en el centro se han practicado gran cantidad de procedimientos correctivos para las cataratas que han resultado completamente exitosos, por lo que no cabe duda que son un equipo experto. Aquí usted podrá encontrar la solución a cualquiera de sus problemas oculares, siempre con las mejores prácticas e instalaciones. Cuentan con equipos de última tecnología que le garantizan la mejor atención y tratamiento para sus ojos. Cuente siempre con los mejores, Centro Oftalmológico Buenavista.

About the author
Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


clear formSubmit