EXÁMENES PREOPERATORIOS

El preoperatorio incluirá una medición de la longitud de su ojo y la curvatura de la córnea para calcular el poder del lente intraocular que se le va a implantar.

Biometría ocular (IOL Master): Examen para determinar el poder del lente intraocular que se va a implantar en los pacientes que se operan de catarata y de remplazo de lente claro por lente multifocal.

Exámenes de sangre: Cuadro hemático y glicemia, Electrocardiograma.

EL PREOPERATORIO

Previo a la cirugía, el Doctor Oliveros realizará un examen completo de sus ojos para asegurarse que no existe alguna enfermedad o condición que impida realizar el procedimiento o empeore el pronóstico.

PROCEDIMIENTO
Durante el procedimiento usted estará recostado en una camilla en la sala de cirugía. Frente a usted estará el microscopio operatorio, el cual emite una luz brillante. Un pequeño aparato sostendrá sus parpados para que no interfieran con el procedimiento y así no tendrá que preocuparse por parpadear. Durante la cirugía debe mantener su ojo lo más quieto posible. Esto se logra mirando fijamente a un solo punto. En este caso, la luz que emite el microscopio es un buen punto de referencia. Sentirá las manos del cirujano sobre su frente y el sonido del facoemulsificador, semejante al de una cortadora de pelo eléctrica. La facoemulsificación se realiza con anestesia tópica (gotas de anestésico) y no requiere inyecciones de anestesia ni anestesia general. El paciente está despierto durante el procedimiento, pero con sus ojos anestesiados y estará monitoreado por varios aparatos bajo la vigilancia de un Anestesiólogo quien lo sedará suavemente para hacer que su procedimiento sea lo menos incómodo posible. Esto quiere decir que no siente nada en sus ojos: no hay molestia ni dolor. El procedimiento tiene una duración aproximada de 15 minutos por cada ojo. Una vez terminado, usted podrá ir a su casa sin necesidad de hospitalización.
POST-OPERATORIO
Es importante no tocar el ojo operado el primer día ni ponerle presión durante los siguientes 5 días (especialmente no frotarse). Es normal que se presente una ligera molestia en los ojos el mismo día de la cirugía (similar a tener una pestaña dentro del ojo). En general no se requiere ocluir los ojos, de manera que saldrá caminando por sus propios medios de la sala de cirugía, aunque la visión será borrosa durante los primeros 2 ó 3 días, debido a la mínima inflamación que se produce. Es de gran importancia aplicar las medicaciones que le sean indicadas, generalmente gotas oftálmicas. Al tercer o cuarto día después del procedimiento podrá realizar cualquier actividad como si nunca se hubiera operado. Con la acoemulsificación no existe el riesgo que existía con otros procedimientos, donde el ojo perdía estabilidad y por lo tanto un golpe se convertía en una situación de alto riesgo. La estructura del ojo se mantiene y por lo tanto tiene las mismas características de un ojo que no se ha operado.
Sus controles se programarán así:
  • Al día siguiente.
  • A la semana.
  • Un mes más tarde.